Pure Jungle II

Posted by on Sep 1, 2015 in Social | No Comments
Pure Jungle II

Pure Jungle II es como titulamos este último post dedicado al viaje a través del Amazonas de Pablo Rodríguez, aquí describe su experiencia final, desgraciadamente una bacteria desconocida no le dejó finalizar su aventura, a continuación nos describe como ha sido.

El cineasta Werner Herzog escribió que la selva es “una naturaleza que aniquila a los quejumbrosos y a los fuertes con igual ferocidad” Yo digo que eso es verdad. Escribió también que “aquí los pájaros no cantan, gritan de dolor en un paisaje inacabado y abandonado por Dios en un arrebato de ira”. Y eso es verdad nuevamente. 
Fuimos a la selva para cruzarla entera. Navegando por tres países distintos, en varios ríos tributarios, visitando comunidades pequeñas y en varios tipos de embarcaciones. Muchas horas navegando, hablando, leyendo, escribiendo y contemplando la naturaleza. Estábamos aquí por el río más grande del mundo. En el trópico. Un lugar muy loco. Un mito.

La navegación es siempre excitante. Los barcos navegan de forma precaria sobre un fondo fluvial que cambia de profundidad, los pilotos conocen el río incluso en la niebla matinal, con el peligro constante de tormentas y bajo el resguardo de las riberas en las noches más oscuras. Pero el verdadero peligro no son los animales salvajes, las crecidas del río o los temidos piratas. Aquí la gente vive rodeada de malaria, dengue, disentería y un catálogo de enfermedades tropicales muy punki y un calor que fatiga hasta el alma de los amazónicos.

Para mi, hablar de la amazonia es ahora un poco difícil porque no tuvimos mucha suerte en el final del viaje. No pudimos llegar al océano atlántico y bañarnos en sus aguas. Hubiera sido mágico. Tampoco pudimos navegar el tramo que va desde Santarem do Pará a Belem do Pará. Es cierto que nosotros no llevábamos nada planificado y que todo lo resolvíamos día a día. Y que en la amazonia no existe el tiempo y puedes hacer sólo lo que el río te deja hacer. Te acostumbras a vivir sin destino, sin salud y sonríes cada vez que salta el delfín rosa. El río es un paraíso ilusorio.

Texto e imágenes por Pablo Rodríguez.

wearejungle01

wearejungle02

wearejungle03

wearejungle04

wearejungle05

wearejungle06

wearejungle07

wearejungle08

wearejungle09

wearejungle10

Share

Leave a Reply